LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y SUS CONSECUENCIAS

 

Contextualización y conceptualización de la Revolución Industrial.

 

Hacia el año de 1700 Europa disfrutaba del producto de la colonización, los imperios de Inglaterra y España hacían comercio por todo el planeta, y los estratos pudientes europeos se degustaban en el consumo de productos traídos de otras partes del globo. Este tipo de intercambios comerciales permitió a las coronas europeas y a los comerciantes acumular gran cantidad de riqueza e incentivar el proceso productivo del sector agrícola. En Inglaterra, se comenzaron a implantar políticas económicas que hoy en día conocemos como Liberalismo económico: la eliminación progresiva de barreras aduanales y de la intervención de la Corona por medio del cobro de tributos fueron algunas de las medidas implantadas; esto hizo crecer el comercio y la producción, cuestión ésta que marcó el ascenso de la burguesía artesanal a el rango de burguesía comercial y posteriormente industrial.

Las mejoras en el campo impulsaron la economía inglesa.

Stearns afirma que: “ La industrialización implica la mecanización de los procesos de manufacturación y una mayor importancia de las manufacturas en la economía.” (Tomado de Microsoft Encarta 2005); este proceso lo conocemos como Revolución Industrial, y la mayoría de los historiadores concuerdan con ubicarlo a mediados del siglo XVIII en Inglaterra. La Revolución Industrial fue sólo posible debido a la liberalidad económica y al incentivo que se le dio al sector agrícola británico, hechos que no ocurrieron en España o Francia. Es así como durante la segundad mitad del siglo XVIII convergen una serie de factores que impulsan el desarrollo del proceso de manufacturas de manera mecánica.

 

Factores que impulsaron la Revolución Industrial.

Factores políticos: Durante el siglo XVII Inglaterra vio mermar la estructura monárquica absolutista, este hecho le abrió paso a la Monarquía Liberal y a un nuevo concepto en las políticas económicas: El Liberalismo Económico. Ya para el siglo XVIII Inglaterra contaba con una estabilidad política y una organización del sistema financiero, que aún hoy es uno de los más organizados y poderosos del mundo.

Factores económicos: El control de los intercambios comerciales le permitió a gran cantidad de comerciantes ingleses generar riquezas. La aplicación de medidas liberales como la disminución de los aranceles para los productos británicos en el mercado interno permitió incentivar la economía, a su vez el dominio mundial que tenía Inglaterra le permitió el control de materias primas en las colonias y la posterior venta de productos manufacturados. Finalmente, la inversión y el crecimiento constante que tuvo el sector agrícola desde mediados del siglo XVII fue de suma importancia para la Revolución Industrial.

Factores sociales: El crecimiento progresivo de la población debido a la mejor alimentación generó gran cantidad de mano de obra en los campos, éstos terminaron por poblar los centros urbanos, la gran cantidad de innovadores que incursionaron en el sector agrícola y posibilitaron la mejora de los procesos de producción mediante la invención de la máquina sembradora, la trilladora, la segadora y muchas otras. Por último, la existencia de una Aristocracia interesada por incentivar estos avances y no por frenarlos .